Las estaciones desplegadas aportan información clave en un episodio de mortandad de carpas en el embalse

Ejemplares de carpas muertas recogidos en el embalse de La Cuerda del Pozo

16 Septiembre 2015 - Entre los días 29 de agosto y 15 de septiembre de 2015, los técnicos de la Junta de Castilla y León han recogido 66.272 carpas muertas en el embalse de La Cuerda del Pozo, en la cabecera alta del río Duero en Soria.

La mortandad ha sido repentina y abrupta,  aparentemente exhaustiva y monoespecífica de carpa común, exclusiva de ejemplares grandes, superiores a los 1,2 kg, estimándose de momento que su edad mínima podría estar en los 4 o 5 años. Ha cursado con un ritmo constante a lo largo de dos semanas, es decir no ha tenido un carácter súbito y de corta duración característico de un proceso tóxico o muy agudo.

En cuanto a las variables meteorológicas más relevantes registradas durante el mes de agosto de 2015, cabe destacar un episodio de tormentas el día 21 de agosto. Dichos fenómenos tormentosos  produjeron durante esos días acusados picos de caudal, aumentando el nivel basal del río Duero en 3,25 m3/s), y la turbidez en los ríos tributarios, que alcanzó un valor de 919 NTU, que supone un máximo en la serie de datos disponibles en el proyecto ROEM+. Sin embargo, en los valores de conductividad registrados, durante el mismo periodo en la estación del río Duero, no se observan oscilaciones bruscas.

Gráfica 1

Gráfica 2

Por otro lado, el registro de la temperatura superficial del embalse de La Cuerda del Pozo durante el mes de agosto de 2015, refleja que tanto en la zona de cola del embalse, cercana a Vinuesa, como en una de las zonas oficiales de baño (Playa Pita), la evolución es muy similar. La temperatura media durante dicho periodo se sitúa en torno los 20°C, apreciándose el día 21 de agosto un ligero descenso de la temperatura del agua del embalse como consecuencia del episodio de fuertes tormentas.

Gráfica 3

Tanto en estación de cabecera del embalse como también en las dos boyas de control en continuo de cianobacterias desplegadas en el brazo norte del embalse, cerca de la zona de Vinuesa, y en la zona sur, cercana a la zona de baño de Playa Pita, no se aprecian valores especialmente altos de clorofila ni de ficocianinas, ni tampoco en fechas anteriores, es decir, no hay indicio alguno de proliferación masiva o bloom de cianobacterias, ni de fitoplancton en general.

Gráfica 4

Gráfica 5

A la vista de tales observaciones, se ha podido descartar rápidamente que el episodio de mortandad de carpas en el embalse de La Cuerda del Pozo estuviese relacionado con proliferaciones de cianobacterias. En definitiva, las estaciones de medición en continúo del ROEM+ han aportado una valiosa información para interpretar posibles factores causales del problema, no relacionándose con focos de contaminación o de presión locales, como podría ser un vertido o un ingreso de contaminantes a través de un tributario concreto.